Noticias
Encuentro con Cristo
Por
Ana Berríos C.
Publicado:
31 Mayo 2011
Leido 534 veces
Vive en tu corazón lo que Él soñó Haz que brote de ti, nueva ilusión Este año, en que celebramos los cien años de presencia marista en nuestro país, nuestro corazón se viste de fiesta de la mano de Jesús Resucitado.
“Dar a conocer a Jesús y hacerle amar”, uno de los sueños de San Marcelino Champagnat, cobra más sentido que nunca en la celebración de nuestros Encuentros con Cristo.

Durante abril y mayo, los alumnos y alumnas de séptimo básico, acompañados por sus profesores tutores, vivieron su Encuentro con Cristo, compartiendo “la superación personal” como un tema que nos llama a reflexionar.

Junto al padre Andrés Rodríguez, a los profesores Carlos Chávez, Patricio Pinto, Camila Moraga, Marcela González y Ana Luisa Berríos, los alumnos y alumnas pudieron compartir que es en la presencia de las personas que con nosotros van, que nos animamos a caminar como lo hiciera Jesús.

Como educadores, agradecemos profundamente la presencia acogedora de los apoderados que hicieron gestos concretos de afecto en el desayuno aportado a cada curso, haciendo de la sala de clases un lugar de abrigo y cariño.

De manera sencilla, pero con deseos de superación personal, compartimos que queremos caminar hacia el encuentro con Jesús en el rostro de cada compañero y compañera, en nuestras familias y de la mano de nuestros educadores.

En estos cien años de presencia marista en Chile, junto a nuestros alumnos y sus familias, pedimos que san Marcelino Champagnat, apóstol de los niños y jóvenes, nos anime a aprender a confiar espontáneamente en Dios.

Si la educación, para el padre Champagnat era una forma de bendecir a los niños y jóvenes, imitando a Jesús, en nuestro ciclo, podamos soñar futuro y sepamos trabajar con nuestras propias manos y corazón para comprender que la educación nos hará personas más felices.

Mirando a Jesús y María, Marcelino vivió un gran sueño. De su mano, caminemos y dejémonos amar por Jesús y la Buena Madre.

Como alumnos y educadores maristas, animémonos a mirar a Marcelino, y como él, podamos imitar a Jesús, e imitar a su madre.

Mirando a María, peregrinemos con ella, y trabajemos para anunciar el Evangelio aprendiendo a soñar mientras caminamos a una nueva tierra, donde nuestros deseos de superación nos lleven a concretar nuestra misión como maristas, trabajando por una sociedad más fraterna y solidaria.

Comparte esta noticia
Noticias Relacionadas
EMI celebró con todo la chilenidad
Publicado: 5 Octubre 2018 / 224 Lecturas
Misa del mes de la Chilenidad
Publicado: 3 Octubre 2018 / 257 Lecturas
Mes de la Solidaridad
Publicado: 13 Agosto 2018 / 30 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile